Noticias

Información, novedades, metodología, estudios, herramientas, reflexiones... aquí encontrarás multitud de contenidos sobre el mundo del emprendimiento e intraemprendimiento, sobre las empresas de nueva creación, las startups y las spinoffs. Desde la inversión privada y la figura de los business angels hasta habilidades de los emprendedores tales como productividad, negociación, branding, marketing, finanazas o comunicación. 100% libre de grasa ¡Larga Vida a las Startups!

Tiempo estimado de lectura 5:45 minutos aprox.

Estimado business angel ¿cuánto pongo en mi startup?

Cuanto invierto en mi proyecto empresarial

Acabo de vender mi coche, un Toyota MR2 del 91 al que le tenía especial cariño, ¿sabes a dónde va a ir destinada la pasta recogida?

Una de las mejores muestras de que confiamos en nuestro proyecto empresarial es sin duda el nivel de compromiso y aportación por nuestra parte. Cuanta dedicación e implicación vamos a tener con el proyecto y sobre todo cuanta pasta vamos a poner para que sea una realidad.

Es indudable que la figura de los business angels ha cogido mayor relevancia en los últimos años y que si los proyectos les encajan podrán analizar potenciales inversiones, pero no podemos pensar que van a poner y arriesgar parte de su patrimonio en nuestros proyectos empresariales sin no ven compromiso económico por parte de los emprendedores.

La pregunta entonces es: ¿qué cantidad muestra nivel de compromiso?

Difícil respuesta. La percepción del valor del dinero difiere substancialmente en función de tres criterios.

Poder adquisitivo. Se trata de un parámetro exógeno muy vinculado al IPC, determina cuantas cosas puedes comprar con ese dinero.

La cantidad de dinero disponible. Parámetro endógeno que depende de la disponibilidad/escasez del mismo. Aunque se pueda comprar lo mismo, psicológicamente, no tienen igual valor 1.000 euros para mi que para las personas que encabezan la lista de “the World’s Richest People” de Forbes.

El horizonte temporal. No muy aplicable en este caso (por el carácter inmediato de necesidad de las primeras aportaciones en una startup), pero no son lo mismo 1.000 € hoy que dentro de tres años.

Cada business angel tendrá una percepción sobre el nivel de compromiso adquirido por parte del equipo promotor, viendo, preguntando e investigando.

Aunque no aplica ya que las aportaciones de los business angels son normalmente en forma de capital y no de deuda, como reflexión apuntar que los bancos (antes de la borrachera de los años bárbaros) venían a exigir aproximadamente una relación de 40%-60% de capital propio vs fondos ajenos, querían que nos mojásemos y pusiésemos de nuestro bolsillo, parecía razonable.

Pero los business angels ni son bancos ni tienen ganas de serlo

En business angel no aplica la misma lógica, se mueve por su percepción, experiencia y relación personal con el emprendedor, en definitiva se convierte en un socio más dentro de la sociedad (no un proveedor de fondos) y en la medida de lo posible quiere ver el compromiso del resto de los socios.

El Toyota y el comportamiento espartano

Hasta hace unos pocos días tenía en casa aparcado un Toyota MR2 de 1992, me lo compró mi padre de segunda mano en el 98 a un precio muy por debajo de mercado, apenas se usaba (cuando la familia crece un biplaza no tiene sentido), estaba cogiendo demasiado polvo, así que lo hemos vendido.

¿Sabes a dónde van a parar esos pocos euros de la venta?

Si, a los primeros pasos de una nueva startup, me he vuelto a liar la manta a la cabeza aunque no estoy en el día a día del proyecto.

En esta primera fase la inversión va destinada a aprender, descubrir si tiene sentido y validar el modelo.

A esta primera inversión le seguirán otras y tendrán que partir de los pocos ahorros o del las famosas tres F’s y si el proyecto apunta buenas maneras, se podrá contemplar el acudir a potenciales inversores, pero aún así hará falta poner más pasta, ¿pero cual es el límite?

Desde luego si no hay inversión privada o business angels de por medio, ya sabes de dónde han de salir los fondos.

Yo en su día con Andrew’s Ties ya puse, pedí, me hipoteque y se pignoraron fondos… la situación ha cambiado sustancialmente desde el 2004…a día de hoy,

¿Hasta dónde llegarías?
¿Pondrías todos tus ahorros?
¿Pedirías prestado a tus familiares y amistades?
Y en último lugar, ¿estarías dispuesto a hipotecar tu casa?

Comunidad ¡Larga Vida!

(recibe material extra)

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2015 Pedro Bisbal Todos los derechos reservados / Política de privacidad