Noticias

Información, novedades, metodología, estudios, herramientas, reflexiones... aquí encontrarás multitud de contenidos sobre el mundo del emprendimiento e intraemprendimiento, sobre las empresas de nueva creación, las startups y las spinoffs. Desde la inversión privada y la figura de los business angels hasta habilidades de los emprendedores tales como productividad, negociación, branding, marketing, finanazas o comunicación. 100% libre de grasa ¡Larga Vida a las Startups!

Tiempo estimado de lectura 5:07 minutos aprox.

El porqué de la obsesión de los business angels por el componente innovador

Innovacion-business angels

Siempre que hablamos de business angels y de procesos de inversión en startups hay un elemento crítico que no puede fallar, la innovación.

Parece que ahora o innovamos o no somos nadie, la innovación siempre ha sido la apuesta para hacer cosas distintas, unas veces mejor y otras peores, pero desde luego distintas. Siempre ha sido así, lo que pasa es que en períodos económicos adversos parece que es la única solución, ahora somos conscientes.

Fíjate en lo que ocurrió en los años previos a la crisis del 2007, cuando todo funcionaba fino y cualquier mediocridad se vendía, ¿qué necesidad teníamos de innovar? mejor nos dedicamos a hacer el fenicio que tan bien se nos había funcionado.

La innovación en estos períodos (salvo muy honrosas excepciones) brillaba por su ausencia, no había necesidad de innovar y aportar valor ya que todo se consumía en aquella especie de bacanal capitalista.

Hoy la innovación es el elemento que te permite marcar la diferencia entre multitud de productos y/o servicios que inundan nuestras vidas.

Si te limitas a hacer lo mismo que el resto, la única vía que te queda es la guerra encarnizada de precios, que a la larga no es una de las mejores estrategias, pues siempre habrá alguien que esté intentando hacer exactamente lo mismo que tú, pero más barato, y empieza otra vez a ver donde ajustar, apretar o recortar, total un rollo…

Apostar por el componente innovador puede significar (ojo, no es una fórmula mágica per se) la vía para hacer compañías exitosas, perdurables en el tiempo y generadoras de valor (siempre y cuando lleven la innovación en el ADN y sigan poniéndola en práctica y a disposición de la economía).

Ahí es donde el business angel fija su atención y se encuentra cómodo, en los proyectos innovadores, los que pueden abordar nuevos mercados, hacerse huecos importantes en los ya existentes y proponer al mercado productos que la gente esté dispuestos a pagar y sobretodo marcando distancias respecto al resto de “la borregada”.

No estamos hablando de disrupciones tecnológicas o proyectos secretos de la NASA, tan sólo basta con tener ese aspecto diferencial producto de la apuesta por la innovación.

Como he dicho en infinidad de ocasiones y no me cansaré de repetir, invertir en startups no está exento de riesgo y desgraciadamente la tasa de mortandad empresarial sigue siendo muy alta, motivo por el cual el business angel invierte en proyectos que tengan la capacidad de crecer rápidamente y generar mucho valor para que en su cartera de inversión (del orden de 8 a 12 participadas) vea compensada la evolución de unas por la inevitable caída y consecuente pérdida de la inversión efectuada de otras.

Como dato curioso comentar que fue Schumpeter quien habló por primera vez de la innovación en la “teoría de las innovaciones” en su obra “Análisis teórico, histórico y estadístico del proceso capitalista”, (que no he leído ni tengo intención de hacerlo).

Por aquel entonces la innovación sólo se circunscribía a un cambio en las funciones de producción, hoy hablamos de innovación en producto, en proceso, en modelo de negocio…abierta, cerrada… pero claro, aquello era otra época.

Ya por aquel entonces escribió que la innovación es clave para el progreso económico y dijo que son los emprendedores quienes llevan a cabo estos cambios casi un siglo después y cuanta razón tenía.

Comunidad ¡Larga Vida!

(recibe material extra)

2 comentarios

Pedro Bisbal
Pedro Bisbal | 2014-03-21 11:23:22

Estimado Salvador, gracias por tu aportación. Cierto, de todas formas, no olvidemos tampoco que más pasta que las patentes cuesta el defenderlas en los tribunales, si una gran corporación quiere empantanarnos en los juzgados, puede acabar con nuestra pequeña startup. Muchas veces el mensaje es: ¡¡corre!! ;) Si, muy acertado, protección.

Salvador Díaz
Salvador Díaz | 2014-03-20 15:05:19

Pero Pedro, que no se olvide que la innovación SIN registro es como dejar tu coche nuevo con las llaves puestas...Entiéndanse aquí las innovaciones susceptibles de protección, claro. Patentes, diseños, marcas, esos grandes conceptos olvidados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2015 Pedro Bisbal Todos los derechos reservados / Política de privacidad