Noticias

Información, novedades, metodología, estudios, herramientas, reflexiones... aquí encontrarás multitud de contenidos sobre el mundo del emprendimiento e intraemprendimiento, sobre las empresas de nueva creación, las startups y las spinoffs. Desde la inversión privada y la figura de los business angels hasta habilidades de los emprendedores tales como productividad, negociación, branding, marketing, finanazas o comunicación. 100% libre de grasa ¡Larga Vida a las Startups!

Tiempo estimado de lectura 4:04 minutos aprox.

Proceso emprendedor: Cuando la pasión y la visión no son suficientes

Proceso Emprendedor en Starups

Los emprendedores apasionados, determinados y visionarios tienen más papeletas para conducir su negocio al fracaso que al éxito.

El factor que hace que los emprendedores tengan mayor probabilidad de éxito no son sólo sus cualidades personales (que han de existir), sino el “proceso” que usan.

Lo que entendemos como el proceso de generación o creación de negocios estándar es casi una copia del proceso de producto que se hizo popular a principios del siglo pasado y que lamentablemente para muchos emprendedores apasionados, se viene aplicando hasta nuestro días.

En el proceso tradicional de desarrollo de un producto en primer lugar se identificaba una oportunidad para a continuación desarrollar todas, absolutamente todas las especificaciones del producto.

Una vez desarrollado todo lo que debía hacer y contener el producto, se construía un prototipos alfa, se probaba que todo iba bien, en su caso se mejoraba el producto, se construía un segundo prototipo beta y ¡a vender!

El modelo tradicional del proceso emprendedor cogió prestado el esquema del desarrollo del producto dando lugar a un estándar, donde, a partir de la idea, el emprendedor busca la forma de recolectar (o levantar) dinero para pagar el equipo necesario y desarrollar su producto,  perfecciona y lo vuelve más “sexy” y sale a la calle a intentar venderlo.

Este modelo es utilizado por las grandes empresas y les funciona relativamente bien (aunque no siempre) ya que las grandes empresas se enfrentan a problemas parcialmente conocidos, cuentan con suficientes recursos, conocen perfectamente quiénes son sus clientes y saben qué construir.

Tienen un conocimiento profundo que pueden aplicar a planificar y ejecutar.

Por el contrario, en el mundo de las startups, en la creación de nuevos negocios innovadores, los emprendedores se encuentran con problemas desconocidos con soluciones desconocidas, ni toda la planificación del mundo cambiará el hecho de que los emprendedores empiezan con una hipótesis sobre un problema y su solución.

Así que en vez de ejecutar un plan construido sobre una visión, se ha de encontrar el problema y la solución correctas.

La triste realidad es que hoy en día se siguen creando negocios bajo el mismo procedimiento, como se hacían a principios del siglo XX y las tasas de defunción empresarial desgraciadamente son muy altas.

La gran mayoría de las startups fracasan porque nunca llegan identificar una oportunidad real, no porque la tecnología o el producto no funcione (tan sólo 10% fracasan por este motivo) en estos casos, el proceso y procedimiento de la creación del negocio no es el acertado.

La pregunta es: ¿Cuántos años,  esfuerzo y dinero vas a desperdiciar construyendo un producto basado en una visión que nadie comparte?

¿Qué tal si arrancamos evaluando el gran dolor del cliente y su posible solución?

Sigue las entradas e iremos avanzando en el proceso emprendedor.

Comunidad ¡Larga Vida!

(recibe material extra)

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2015 Pedro Bisbal Todos los derechos reservados / Política de privacidad