Noticias

Información, novedades, metodología, estudios, herramientas, reflexiones... aquí encontrarás multitud de contenidos sobre el mundo del emprendimiento e intraemprendimiento, sobre las empresas de nueva creación, las startups y las spinoffs. Desde la inversión privada y la figura de los business angels hasta habilidades de los emprendedores tales como productividad, negociación, branding, marketing, finanazas o comunicación. 100% libre de grasa ¡Larga Vida a las Startups!

Tiempo estimado de lectura 6:59 minutos aprox.

Se tarda menos en caer que en hacerse grande.

Caida libre

Entre las particularidades de las startups se encuentra su marcado carácter temporal, la condición de startup no es eterna (mira aquí lo que es y no es una startup) , llega un momento en el que se deja atrás ese momento en el que la startup está desorientada y por fin tiene ese ansiado modelo escalable y replicable.

Desde el momento en el que ya gestionas una empresa, los aspectos críticos y las preocupaciones varían considerablemente.

Uno de los retos es mantener la empresa en posición de crecimiento y estar reinventándose continuamente apostando por la innovación para conservar esa posición alejada de la temida espiral de declive empresarial.

Pero ojo, no te pases de vueltas que la “innovación frenética”el crecimiento que erosiona la excelencia táctica coherente – puede precipitar a una empresa al declive.

En esta era en la que estamos, los productos, las empresas e incluso industrias enteras se derrumban con mayor rapidez, poder identificar los primeros síntomas del declive puede salvar la empresa consolidada, pero conocerlos con suficiente antelación seguro que previenen a la startup en no caer en estas situaciones demoledoras cuando se haya convertido en una gran empresa.

Según Jim Collins (Empresas que caen) existen 5 fases claramente diferenciables en la espiral del declive, no quiere decir que todas las empresas pasen necesariamente por las cinco fases, ni que todas vayan a pasar de la misma manera o con la misma intensidad.

De hecho hay alguna infeliz que pasa de la primera a la quinta directamente sin pasar pos casilla de salida…

Las cinco fases del declive

Fase 1. La arrogancia nacida del éxito

Adviene cuando las personas se vuelven arrogantes y consideran el éxito como un derecho adquirido y pierden de vista los verdaderos factores que determinaron originariamente su éxito.

Fase 2. La persecución indisciplinada del éxito

“Somos magníficos que podemos hacer cualquier cosa” arrastra a la fase 2 donde más dimensión, más crecimiento y más de todo conduce a dar saltos indisciplinados en sectores, mercados o segmentos donde no pueden llegar a ser excelentes.

Es en este momento cuando se alejan de esa creatividad meditada que les llevó a la grandeza.

La autocomplacencia y la resistencia al cambio son demoledoras para cualquier empresa eficiente pero querer hacer demasiado explica mejor el derrumbamiento de las e,presas.

Fase 3. La negación del riesgo y el peligro

En esta fase aumentan las señales internas, pero los resultados empresariales siguen siendo lo suficientemente interesantes como para no darle la importancia requerida, a menudo los datos adversos se atribuyen a dificultades temporales.

Se tienden a minimizar los datos negativos y a sacar pecho con los positivos y los datos ambiguos… pues hacemos en el esfuerzo y también los vemos como positivos.

Es el período en el que el estado de las cosas se atribuye a factores externos y los responsables de la gestión no ven en los resultados parte suya de responsabilidad.

El cáncer latente empieza a manifestarse.

Fase 4. La búsqueda desesperada de la salvación

La acumulación de peligros y riesgos mal resueltos de la fase anterior ahora se hace más manifiesta arrastrando a la empresa por un acantilado, aquí la clave es la respuesta de los líderes. ¿Qué hacen? ¿Pegan bandazos en búsqueda de una salvación rápida o vuelven al camino que les llevó a la excelencia?

Los que intentan a la desesperada una salvación caen irremediablemente en esta fase 4, son los “remedios salvadores” que van desde el líder visionario y carismático a la estrategia audaz pero nunca probada, pasando por la transformación radical, la revolución cultural decisiva o la búsqueda del producto superventas mágico.

Fase 5. Capitulación: Ser insignificante o morir

Cuanto más tiempo se está en la fase 4 buscando a la desesperada el remedio mágico más probable es que te hundas en el fango.

Los exiguos de resultados y las costosas salidas a la desesperada merman la capacidad financiera y la moral individual de los responsables haciéndoles abandonar toda esperanza de poder volver a la senda de la grandeza.

Llegado a este punto se decide malvender o la empresa se atrofia hasta la más escandalosa de las insignificancias, llegando incluso a desaparecer.

Conclusiones

Nadie está a salvo, algunas compañías pasan, después de unos buenos años o décadas de crecimiento y bonanza, de una fase a otra con mayor o menor rapidez, pero lo que es cierto es que todas las empresas pasan por altibajos y muchas muestran los signos propios de las fases 1 y 2, pero ello no quiere decir que estar en la fase 1 lleve inevitablemente a la fase 5.

Muchas empresas han cometido errores pero se han reformulado y a día de hoy todavía siguen siendo referente en su sector.

Conociendo las fases, no puedes permitirte el lujo de ignorar las señales y a caer en la espiral.

Comunidad ¡Larga Vida!

(recibe material extra)

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2015 Pedro Bisbal Todos los derechos reservados / Política de privacidad